viernes, 15 de febrero de 2008

400 euros... un voto.

Cuentan que el Conde de Romanones, durante una campaña electoral, iba preguntando a los electores cuanto le pagaba su oponente a cambio del voto. Era algo habitual y propio del caciquismo de la época dar dinero a cambio de promesas de voto. Cuando le decían que le habían dado tres pesetas, él contestaba... Dámelas, que yo te doy un duro. El hombre se iba tan contento con su duro en el bolsillo, pensando que el Señor Conde se lo había dado en su totalidad, cuando en realidad tan sólo aportaba dos pesetas. El oponente gastaba tres, para nada.

Hoy en día recibimos promesas de nuestros nuevos políticos... como los 400 euros prometidos por ZP, 400 euros que no paga él, que pagamos todos...

Al menos Romanones pagaba por adelantado.
Sólo espero no recibir una acusación del Fiscal general por "falsificar dinero"...

1 comentario:

jesus dijo...

A caballo regalado no le mires el diente. Tu vota a quien te salga de los cojones y si luego pillas 400 euros pues mejor. Que te devuelvan (que no te den) 400 euros no te obliga a votar a nadie, es más, a ver si la gente que vote al PP se niega luego a cogerlos (tanto que así lo entienden). Aprovecho para decir que la cúpula del PP me da mucho asco, y que hoy en dia no entiendo como jamás pude votarles.